5 consejos para correr bajo la lluvia

5 consejos para correr bajo la lluvia

Si eres un corredor empedernido, con hábitos y rutinas establecidas, seguramente que los días lluviosos no te desaniman para salir a correr y mantener tus registros. A pesar de esto, siempre es importante considerar algunos aspectos para poder disfrutar de la carrera y sobre todo permanecer a salvo.

En consecuencia, aquí tienes 5 consejos para correr bajo la lluvia que seguramente te serán de gran utilidad

Consejos para correr bajo la lluvia

correr bajo la lluvia

  1. Utiliza ropa fluorescente

Usar ropa fluorescente es altamente recomendable al correr bajo la lluvia, ya que cuando esto sucede, el día se vuelve más oscuro y en consecuencia es más complicado que los conductores vean a los corredores. Incluso, en los días de lluvia las carreteras están más resbaladizas, por lo que es más difícil para los coches detenerse rápidamente. Ropa para correr en colores como el neón amarillo, rosa, naranja o verde es ideal para correr con lluvia y ser visible a los conductores.

  1. Usa un chubasquero

Nada peor al correr con lluvia que no llevar la ropa apropiada; por ello, es muy recomendable que uses un chubasquero elaborado con algún material impermeable como el nylon. Es una prenda esencial cuando hace frio ya que con la lluvia puede hacer aun más frio. Si bien es cierto que no te mantendrá completamente seca, el chubasquero mantendrá el calor en tu cuerpo y además reducirá el riesgo de que sufras hipotermia. Considera también llevar una gorra con visera para evitar que la lluvia lastime tus ojos.

  1. Pon a salvo tu iPod

Para evitar que tu Smartphone, iPod o reproductor MP3 se dañe mientras corres con lluvia, busca ropa que tenga bolsillos interiores donde puedas colocarlos. Adicionalmente también considera invertir un poco de dinero en una carcasa impermeable si es que corres bajo la lluvia con mucha frecuencia, de lo contrario puedes incluso meter tu teléfono en una bolsa de plástico que se pueda cerrar y quedar lo más hermética posible.

  1. Pon a prueba tus zapatillas

Si tus zapatillas para correr son suaves en la parte inferior, va a ser muy difícil que puedas correr bajo la lluvia sin resbalarte. En consecuencia, asegúrate de probar tus zapatillas antes de salir a correr; de preferencia opta por aquellas que tienen suelas con ranuras de más de 1 mm de profundidad. Si tus zapatillas de corredor tienen ranuras, el agua correrá a través de ellas y esto hará que tengas un mejor agarre mientras corres. Si además deseas mantener tus pies secos y cálidos, puedes comprarte unas zapatillas para correr con tela impermeable.

correr bajo la lluvia

  1. Si hay truenos, mejor usa la cinta de correr

Si escuchas truenos o ves un rayo en el cielo, lo mejor es que te quedes en casa y optes mejor por usar la cinta para correr. No importa que tanto quieras salir a correr en la lluvia, siempre tienes que ser muy cauteloso cuando se trata de los rayos. Incluso si también hace mucho viento, no tiene ningún sentido que expongas tu integridad física, sobre todo porque el viento puede hacer que tu cuerpo se enfrié rápidamente.

 

Perder peso corriendo

Perder peso corriendo

Aun siendo el bienestar el efecto o consecuencia más importante que debemos perseguir, en la gran mayoría de los casos se comienza a correr para perder peso.

Definitivamente perder peso es un elemento importante en el marco de la realización y mantenimiento de la salud, pero la motivación es puramente estética. ¿Es por eso que los gimnasios se llenan en primavera, antes de la prueba fatídica del bañador?

Para los muchos que escriben en los blogs pidiendo consejos sobre qué hacer para bajar de peso hacemos este artículo, para aclarar ideas, a menudo un poco confusas.

Pierde peso corriendo

Antes de dar la respuesta definitiva de cómo tratar de adelgazar corriendo y de manera rápida daremos alguna información básica sobre los macronutrientes  y los miembros productores de energía.

correr para perder peso

Todos los movimientos que podemos hacer se producen debido a la contracción de las fibras musculares. El músculo consume un combustible especial llamado ATP, que nuestro cuerpo produce transformación de azúcares (carbohidratos o hidratos de carbono) y grasas (lípidos). Querer hacer una analogía con un coche, podemos decir que el ATP es una gasolina obtenida del «refinamiento» de dos tipos diferentes de materias primas.

El porcentaje de grasas y azúcares utilizados por los músculos puede variar (y mucho) debido a varios factores, especialmente la disponibilidad de hidratos de carbono y la intensidad de la actividad física. En cuanto a la intensidad, tenemos que decir que nuestro cuerpo no puede producir ATP directamente de la grasa. Es precisamente aquí donde se produce el gran malentendido:

correr para perder peso

Aunque el cuerpo prefiere utilizar azúcar para aumentar la velocidad de desplazamiento, esto es irrelevante para los efectos de la pérdida de peso. Tienes que entender algunos conceptos básicos sobre cómo nuestro cuerpo almacena nutrientes.

Tomando el ejemplo del automóvil, podemos decir que el cuerpo humano cuenta con 2 tanques:

– El depósito de grasa

Compuesto por tejido adiposo, puede ir de 5/6 kg, no tener un límite claramente definido (hay grandes obesos bajo varias toneladas de tejido graso)

– Embalse hidratos de carbono

Distribuido entre los músculos, hígado y el flujo sanguíneo, tiene un límite bien definido, variable según el género a la estructura física, hasta un máximo de 600/700 gramos.

 

Como puedes ver, hay una gran diferencia entre los dos tanques. El concepto fundamental para entender es que el embalse de azúcares es muy limitado y se llena con un par de hidratos de carbono abundante comida (pasta por ejemplo).

Cuando las ingestas son en la mayoría hidratos de carbono, los azúcares ingeridos son convertidas en grasa para ser almacenada (esto es la clave de todo!)

Si sólo llenamos nuestras reservas de azúcar, vamos a tener un tanque casi lleno, incapaz de dar cabida a la próxima comida, carbohidratos que inevitablemente se transforman en grasa. Por este motivo, si queremos correr para perder peso, no es importante el porcentaje de grasa consumida durante la carrera, pero si es importante y a tener en cuenta la cantidad total de energía gastada, generalmente proporcional a la distancia total recorrida.

En resumen para perder peso corriendo no es importante lo rápido que lo hagas, más bien debes hacer las distancias más largas posibles. Sal a correr de casa con un Pulsómetro, encuentra tu ritmo, trátalo de mantener en distancia larga y la báscula te dará buenas noticias.