10 consejos para correr en invierno

10 consejos para correr en invierno

Los días son más cortos y el clima más hostil, durante la temporada de invierno tenemos que intentar utilizar las estrategias correctas para mantener las sesiones de nuestras carreras en campo abierto.

Running en invierno

Hemos recopilado una serie de indicaciones que puede resultar muy útil para mantener un buen nivel de capacitación para enfrentarse de la mejor manera a los rigores del invierno, evitando lesiones y dolencias.

Running en invierno

  1. Ropa apretada y técnica

Ropa de material sintético (poliéster, polipropileno, poliamida, etc.) que han mejorado mucho en los últimos años y que combinan un alto nivel de confort con propiedades hidrófugas, permitiéndote mantener alejados el sudor de la piel y mantener un confort térmico importante.

Evitar absolutamente el algodón, que absorbe la humedad y se enfría rápidamente, dándonos la sensación desagradable de tener un trapo húmedo (y frío) pegado al pecho.

 

  1. No te excedas en la ropa

Es normal tener frío al comienzo de la carrera. Después de los primeros minutos el calor generado por el cuerpo, junto con una ropa técnica será suficiente. El Consejo es vestirse en capas. De esta manera evitará la sudoración.

 

  1. Haz un buen calentamiento

Muchos corredores tienen prisa y comienzan a correr cuando la temperatura del cuerpo no es la óptima. Dedica por lo menos 12/15 minutos a calentar, especialmente durante la temporada de invierno.

 

  1. Guantes

Los extremos son un punto débil para la atracción del frío en el invierno, especialmente las manos. Coge unos buenos guantes de carreras (evita los guantes de lana que traspasan demasiado el aire). También debes utilizar en invierno calcetines o un par de calcetines, pero ten cuidado: deben estar bien apretados para evitar las ampollas y puede que necesites aflojar la fijación de tu calzado deportivo.

 

  1. Proteja la cabeza

Sobre el 30% de calor se pierde por la cabeza. Por esta razón te resultará útil, especialmente para los corredores calvos, llevar un gorro. Para proteger la frente y oídos existen bandas para la cabeza, cualquiera de las cuales puede utilizarse como alternativa para cubrir la garganta.

 

  1. Ten en cuenta la dirección del viento

Es preferible tener el viento en la dirección opuesta durante la primera fase de la carrera, cuando estamos más secos y frescos, y tenerlo a favor cuando estemos húmedos y probablemente más cansados

 

  1. Nieve, sin hielo

Correr sobre la nieve, especialmente si no es demasiado alta, puede ser una divertida alternativa al ejercicio habitual. Trata de no forzar para evitar lesiones debido al cambio de superficie. Si el día es soleado adopta las mismas precauciones para la protección de los ojos y la piel del sol en verano.

Evita siempre el correr en hielo o en superficies congeladas (especialmente el asfalto). El riesgo de deslizamiento aumenta dramáticamente a cada cambio de dirección.

No vale la pena arriesgar y tener una mala caída o lesión.

 

  1. No permanezcas húmedo

Una vez que hayas terminado de correr, la temperatura corporal desciende rápidamente, especialmente si estás húmedo y ventoso. Cámbiate inmediatamente en los primeros minutos para detener la humedad, (aun cuando no tengas escalofríos) .Nos podemos poner la ropa seca rápidamente (tal vez la misma con la que realizaste el calentamiento, con una ropa interior de lana tejida).

 

  1. Selecciona las mejores horas

Puede haber mucha diferencia de temperatura entre las diferentes horas del día. Si tienes la posibilidad de optar por una carrera al final de la mañana o a primera hora de la tarde (pero preferiblemente con el estómago vacío) mucho mejor.

 

  1. No tengas miedo

No tengas excesivo miedo al frío. El ejercicio aeróbico eleva el sistema inmunológico, haciéndose más fuerte y resistente a las temperaturas frías del invierno.

Durante la carrera sigue a un paso suelto y natural.

 

Leave a Comment

*Required fields Please validate the required fields

*

*